Encuentranos en las redes

Catedral Estéreo

Sepa si está en grave riesgo, según las medidas de su cintura

Internacional

Sepa si está en grave riesgo, según las medidas de su cintura

Ser barrigón incrementa de manera notable el riesgo de una muerte prematura, aun cuando el índice de masa corporal esté considerado dentro de lo normal. Esa es la conclusión de varias investigaciones, entre las que se destacan una hecha en Europa, con más de 350.000 participantes y publicada en el New England Journal of Medicine, y otra que acaba de salir en Annals of Internal Medicine.

Estos estudios, de acuerdo con el endocrinólogo y experto en obesidad Iván Darío Escobar, proporcionan evidencias tangibles que demuestran que la grasa acumulada alrededor de la cintura es uno de los factores que más se relacionan con los significativos para la salud y los desenlaces fatales por causas cardiovasculares y diabetes.

Lo valioso de estos trabajos es que relacionan ese riesgo, incluso, en personas que no son consideradas obesas ni con sobrepeso, pero que sí tienen barriga grande. Lo que le sirve a Escobar para concluir que tener la cintura grande es un signo de alarma para cualquier persona.

La primera investigación

En el primer estudio, los investigadores del Imperial College concluyeron que al comparar personas con el índice de masa corporal (IMC), el riesgo de muerte prematura crecía de manera lineal según aumentaba la circunferencia de la cintura, al punto que ubicaron los 120 centímetros en hombres y los 100 en mujeres como el máximo nivel de riesgo al compararlos con personas de cinturas pequeñas (80 centímetros para ellos y 65 para ellas).

Este dato, de acuerdo con investigadores de la Clínica Mayo, cuantificó que quienes tenían 110 centímetros mostraban 50 por ciento más riesgo de morir que los hombres cuya cintura bordeaba los 90 centímetros. Y en el caso de las mujeres, aquellas con más de 94 centímetros incrementaban el riesgo de morir tempranamente en 80 por ciento frente a las que contaban con medidas menores a 70.

Las causas

El cardiólogo Gabriel Robledo, experto en obesidad, manifiesta que la grasa abdominal o visceral difiere considerablemente de la subcutánea porque, entre otras, tiene una sensibilidad a los estímulos lipolíticos (se puede romper fácilmente), lo que hace que se liberen ácidos grasos libres que van hacia la circulación, especialmente del hígado, con lo que se da el primer paso a una serie de eventos que pueden terminar por producir una resistencia a la insulina (se pierde la capacidad de introducir el azúcar en las células). O en otras palabras, se incrementa el riesgo de diabetes.

Además, existen otras características como la capacidad para secretar sustancias con efectos negativos para la salud a nivel general. En niños, esta grasa se ha relacionado con el aumento de los niveles de colesterol total y triglicéridos, y en la población adulta su acumulación es la forma maligna de la obesidad que desencadena alteraciones metabólicas que afectan diferentes sistemas, principalmente el cardiovascular y el cerebral.

Diferentes estudios han confirmado que el incremento de grasa en la barriga se asocia, además de la resistencia a la insulina, con alteraciones en el metabolismo intermedio de las grasas, hipertensión arterial, aumento de las grasas malas en la sangre y mayor riesgo de eventos cardiovasculares.

El estudio en México

Un estudio prospectivo en 150.000 adultos de la Ciudad de México que fueron seguidos durante 14 años, publicado en Annals of Internal Medicine, encontró que la relación entre el tamaño de la cintura y la mortalidad por todas las causas “es lineal y logarítmica” en todos los rangos de edad analizados.

En concreto, se encontró que por cada aumento de 5 kilogramos sobre metro cuadrado en el índice de masa corporal significaba un aumento del 30 por ciento en la mortalidad por todas las causas.

Sin embargo, llamó la atención que, incluso, personas con IMC por debajo de esas cifras tenían también un aumento de riesgo de muerte, lo que fue relacionado de manera directa con el tamaño de la cintura.

¿Cuánto debe medirla cintura?

La relación entre el perímetro abdominal y la posibilidad de enfermar o morir está determinada por varios factores, incluidas la raza y ciertas características individuales. Y en tal sentido, no es lo mismo un caucásico que un asiático.

Justamente por eso se realizó una clasificación de la obesidad según perímetro abdominal, incluyendo a Colombia, en la que participaron especialistas como Pablo Aschner, experto en diabetes.

Se concluyó que la circunferencia para hombres con mayor porcentaje de sensibilidad debería ser máximo de 94 centímetros y en mujeres, de 90 centímetros. Más allá de eso se considera un grave riesgo.

Cabe aclarar que para medir la cintura debe usarse una cinta métrica; esta se apoya sobre el abdomen desnudo y se pasa sobre el ombligo sin presionar, estando de pie, erguido y respirando normalmente.

También, que la disminución de la grasa abdominal tiene una ecuación simple: disminuir la ingesta calórica, más el aumento del gasto energético. En otras palabras, se habla de una dieta equilibrada, baja en grasas saturadas y carbohidratos de difícil digestión, rica en frutas, verduras y proteínas de alto valor nutricional. Más ejercicio aeróbico, al menos cinco veces a la semana, al 75 por ciento de la frecuencia cardiaca máxima.

Fuente: eltiempo.com – Unidad de Salud
Foto Cortesíahttps://bit.ly/2kAnyQr

Comentarios
Continue Reading
Te puede interesar...

Más en Internacional

To Top