El mundo comienza a vacunarse contra el COVID-19