El gas de efecto invernadero que es 12.000 veces más potente que el CO2