Gabriela Rueda, una campeona hecha a pulso