Singapur, primer país en usar el reconocimiento facial como método oficial