La cuenca del Otún, el santuario ecológico de Risaralda