«Ante el error del otro, escondamos las armas y tendamos la mano»: Arz. Bogotá