Biblioteca Vaticana emplea tecnología para facilitar estudio de manuscritos históricos