La ‘arepa venezolana’ le está dando un empujón a la economía: Dane

Tu Blog
Compartir:

La demanda de los hogares venezolanos está impulsando el sector de molinería y fabricación de harina.

WhatsAppSigue a Catedral Stereo en WhatsApp

Le puede interesar: Bogotá y Cali, las ciudades finalistas para albergar la COP16 de Biodiversidad en Colombia

Casi dos millones de venezolanos llegaron a vivir en Colombia y las molinerías no podrían estar más contentas porque se disparó la demanda de sus productos.

«La demanda que ha generado la población venezolana que vive en el país de harina para hacer arepas y de las galletas que les gustan ha generado una expansión muy importante que ha hecho que el sector esté creciendo a dos dígitos», explicó el director del Dane, Juan Daniel Oviedo.

La llegada de los venezolanos al país obligó al Gobierno a gastar más en salud lo que, paradójicamente, también impulsa el crecimiento económico.

Algunos analistas aseguran que los venezolanos también están impulsando el consumo de los hogares en Colombia (solo por el hecho de que aumentó el número de hogares que consumen en el país). Sin embargo, aún no hay mediciones precisas del Dane sobre el aporte de estos hogares a la demanda interna.

La economía colombiana creció un 3,3 % en 2019, la cifra más alta de los últimos cinco años, impulsada principalmente por las actividades comerciales y de servicios, informó el DANE.

«La actividad económica que más contribuyó al crecimiento del 2019 fue el comercio, transporte y almacenamiento, alojamiento y servicios de comida que crece un 4,9 %», dijo el director del DANE, Juan Daniel Oviedo, en una rueda de prensa.

También crecieron el 4,9 % el gasto de la administración pública, defensa, educación y salud, mientras que las actividades profesionales, científicas y técnicas lo hicieron a un ritmo del 3,7 % y el entretenimiento y la recreación subieron el 3,4 %.

El sector financiero y de seguros creció el 5,7 % en 2019, pero su peso en la composición del PIB es menor que el de comercio o los servicios.

Después del comercio, entre los sectores tradicionales, destacaron la explotación de minas y canteras (2,1 %), la agricultura, ganadería, silvicultura y pesca (2,0 %), y la industria manufacturera (1,6 %).

De las actividades económicas la única que tuvo un comportamiento negativo en el año fue la de la construcción, que no respondió como se esperaba y se contrajo el 1,3 %.

Fuente: bluradio.com – Marcela Peña
Foto Cortesía: https://n9.cl/tkdcx