Mensaje del Papa Francisco a la 75ª Asamblea General de las Naciones Unidas