Arturo Calle da ejemplo: cierra sus tiendas, pero le seguirá pagando a sus 6 mil trabajadores.