El pueblo que abandonó el carbón y convirtió al reciclaje en el centro de su economía