Escocia, el primer país en aprobar la gratuidad de los productos de higiene femenina