El Papa Francisco le pidió al Espíritu Santo que derrame su gracia sobre los pueblos de la Amazonía afectados por el coronavirus